Dieta para diabetes gestacional

Como mamá experimentada, mi segundo bebé ya tiene 8 meses, recuerdo con pavor cuando me dijeron en el primer embarazo que tenía diabetes gestacional. Lo primero que me llevé es un susto de muerte y encima me aterraba la idea de tener que pincharme insulina.

Después del desconcierto inicial, y a pesar de que las primeras semanas pasé mucha hambre debido a la estricta dieta que tenía que hacer, lo cierto es que me vino fenomenal.

Durante las primeras 4 semanas, perdí peso a razón de 1kg por semana y ni mi ginecólogo y ni mi endocrino le dieron la más mínima importancia. Así que en cuatro semanas pasé de tener +6kg de más a +2kg en total desde el principio del embarazo. Al final del mismo, sólo engordé 4kg… así que cuando salí del hospital ya pesaba menos que antes de quedarme embarazada y anima mucho verte delgada en ese primer estado inicial donde la tripa se queda como en el embarazo pero sin presión y sin sentido.

Pero bueno, este artículo no se trata de hacer dieta durante el embarazo que está totalmente contraindicado, si no que os quiero contar la dieta que a mi me funcionó y con la que conseguí controlar el nivel de azúcar en sangre y así evitar males mayores para el bebé.

Las pautas que me dio mi endocrino fueron las siguientes:

***

Dieta de 1800 kCAL para Empabarazadas 

DESAYUNO: Café, té o manzanilla, con leche (200 cc). Una rebanada de pan con 50 g de queso fresco. Una pieza de fruta.

MEDIA MAÑANA: un vaso de leche (200cc) o un yogur desnatado y sin sabor.

COMIDA y CENA: 200-300gr de verdura hervida o ensalada o 30g (peso en seco) de pasta o legumbre.

150g de pescado o carne hervidos, a la plancha o al horno.

150g de fruta fresca

20g de pan.

MERIENDA: un café con leche (200cc) y una rebanada de pan con 30-40g de queso fresco.

AL ACOSTARSE: un vaso de leche (200cc)

Aceite una máximo de 25g al día (dos cucharadas soperas)

Sal: se utilizará Sal Yodada.

***

Con esa dieta inicial, cuando me controlaba el azúcar por la mañana los índices se disparaban y el resto de comidas conseguía controlarlo. Así que con su supervisión fuimos eliminando y sustituyendo algunos alimentos por otros y así conseguir una dieta equilibrada y no tener que pincharme insulina por las mañanas.

La tabla para la sustitución fue:

1. Quitar el pan del desayuno y sustituir por: queso curado, jamón, huevo, bacon, lacón, pavo o ahumados.

2. Si quitando el pan seguía teniendo alto el azúcar, quitar la fruta y sustituir por la lista anterior.

3. En último lugar, quitar la leche y sustituir por la lista anterior.

La dieta que terminé haciendo fue:

DESAYUNO: leche desnatada con café, sin azúcar (claro) y sin sacarina tampoco, una pieza de fruta y unos trozos de embutido y/o queso.

MEDIA MAÑANA/TARDE: fruta o yogurt natural desnatado sin sabores sin azúcar.

COMIDA/CENA

  • PRIMER PLATO: verdura  y/o ensalada, como la patata y el pan están muy controlados, yo decidí comer la verdura sin patata y comer un poco de pan. Así por ejemplo, hacía judías o acelgas con tomate y tacos de jamón, coliflor con bechamel casero donde puedas controlar la cantidad de harina, espárragos a la plancha, alcachofas rehogadas, etc y cualquier tipo de ensalada que no tuviera pan.
  • SEGUNDO PLATO: un filete de carne, pollo o pescado a la plancha o al horno. También podría ser un guiso de carne pero sin poder comer pan con la salsa como que no me merecía la pena.
  • POSTRE: fruta

El truco está en controlar los hidratos de carbonos que se ingieren y para eso la cantidad de pan, pasta, legumbre, harina, patata, etc deben estar controladas. Por lo demás, se puede comer más o menos normal aunque en pequeñas cantidades.

Un día a la semana o dos me daba un homenaje de pasta (mi plato favorito) aunque los 30g indicados en la dieta que es muy poquita cantidad. Y prácticamente no comí legumbre en todo el tiempo porque el antojo de pasta era muy superior. El arroz ni lo probé.

Yo me pinchaba para controlar la insulina 1h después de empezar a comer, en el desayuno, comida y cena; y salvo cuando me pasaba de cantidades o comía un poco más de pan conseguí controlar el azúcar. Los niveles que no podía pasar eran:

En ayunas < 92

1h después de empezar a comer < 140

Los aparatos para pincharte se pueden conseguir en el centro de salud, te los presta la enfermera junto con recambios cada vez que los necesites. Cuando terminas el proceso se devuelven y ya está, igual ya no vuelves a tener diabetes nunca más en la vida.

Para mi segundo embarazo no tuve diabetes gestacional y ya no he vuelto a tener más problemas de este tipo. Así que si te ha tocado, ánimo y tranquila que con un poco de control 24a tu bebé no le va a pasar nada.

Anuncios

Diario de una embarazada (10 semanas)

Hemos recibido una historia de una futura mamá que quiere compartir su experiencia con nosotros, así que estamos encantados de poder publicar sus sensaciones, emociones y anécdotas que le vayan pasando a lo largo de su embarazo.

Este es su primer relato a las 10 semanas de gestación:

Hola a todos!

Quiero contaros la historia de una futura abejita que irá directa al enjambre de BeeBeeBabies si todo va bien a mediados de Septiembre de este año.
En diciembre nos enteramos de que estamos esperando un bebé, noticias que recibimos con sorpresa y con muuucha alegría tanto que nos costó guardar el secreto y a los pocos días acabamos contándoselo a la familia y a los amigos cercanos.
Con mi testimonio, quería compartir no solo las sensaciones del comienzo de mi embarazo sino mi experiencia con médicos y otras madres.
El embarazo es, por lo poco que llevo experimentando, algo muy personal que varía de mujer a mujer e incluso de diferentes embarazos en una misma mujer. Con el propósito de ayudar, la gente suele reaccionar ante la noticia contándonos como fue su experiencia e incluso llegamos a preocuparnos en ocasiones por considerar que nos pasaba algo “raro”.
Pero empiezo por el principio… yo tenia planeado contarle a mi marido el descubrimiento de mi embarazo con una foto-collage que había preparado pero no al final no pudo ser así! Cuatro días antes de la falta me hice la prueba y me salió una línea casi casi imperceptible y cuanto más la miraba desde todos los ángulos, más dudas tenía de si la línea estaba ahí o era todo producto de mi imaginación jaja, así que se lo tuve que enseñar a él y ahí nos tenéis enfocando la luz del flash a la prueba y volviéndonos locos pero sí, el también veía la línea!! A los pocos días me la repetí y entonces se veía bastante más claro.
Lo mejor fue la cara de los futuros abuelos y tíos al ver la imagen de “una foto nuestra muy reciente”:
20141230_125339
Hecha con imperdibles de mi vestido de novia y sobretodo con mucha ilusión y cariño! En general todos tardaron unos 2-3 segundos en reaccionar y asimilar la noticia con lágrimas de alegría! Los abuelos siguen ilusionados con la idea, siguiendo todos los detalles y cuidándome mucho 🙂
Cuesta hacerse a la idea del embarazo si, como en mi caso, a las diez semanas no se tiene ningún síntoma! Nada de sueño ni molestias, nada de naúseas ni cambios de humor. Así que por una parte estoy encantada y espero que siga así pero por otra me apetece notarme ya la barriguita o tener alguna prueba más obvia!!
A las cinco semanas fuimos al ginecólogo que me hizo una ecografía pero no pudimos ver el embrión ni oír nada. Salimos de ahí un poco preocupados… somos primerizos y nos hubiera gustado que nos explicaran todo bien! Lo mismo con otras madres a las que les contamos como fue la cita, se extrañaron mucho de que no me mandaran ninguna análitica. Más adelante aprendimos por una parte que las ecografias se hacen a partir de las 7-8 semanas para poder escuchar los latidos y por otra parte que las expresiones de extrañeza de los demás pueden ponerte más y más nervioso. A partir de ahí, nos propusimos seguir las indicaciones del médico, confiar en él y preguntarle mucho porque es él quien en realidad sigue mi embarazo en particular. Pues eso, a las siete semanas volvimos y ya escuchamos el latido a muy buen ritmo y vimos la formita del embrión, muy muy emocionante!!!
Esto parece que va para largo… así que mantendré informados!
Tukah

El amor más grande

“el amor más grande” es el que se siente por un hijo,  con este lema y aunque suene cursilón y topicazo queremos celebrar nuestro primer San Valentín…

1

Si nos mandas una foto de tu bebé vestido con una prenda de Bee Bee Babies a social@beebeebabies.com antes del 28 de Febrero de 2015, nosotros te mandaremos una foto en papel llena de amor:

2

Si todavía no tienes ropa de Bee Bee Babies, compra en nuestra web, aprovecha nuestras rebajas y mándanos tu foto. 3Tus fotos NO serán publicadas, salvo que nos des tu consentimiento en el mail y serán eliminadas totalmente en cuanto te la mandemos en papel.