Acerca de Bee Bee Babies

Somos Bee Bee Babies y creamos con todo el amor de mamis, ropita cómoda que se adapta al crecimiento de nuestros bebés. Sólo pensamos en su comodidad y en poder utilizar la ropa durante un poco más de tiempo... 

Dieta para diabetes gestacional

Como mamá experimentada, mi segundo bebé ya tiene 8 meses, recuerdo con pavor cuando me dijeron en el primer embarazo que tenía diabetes gestacional. Lo primero que me llevé es un susto de muerte y encima me aterraba la idea de tener que pincharme insulina.

Después del desconcierto inicial, y a pesar de que las primeras semanas pasé mucha hambre debido a la estricta dieta que tenía que hacer, lo cierto es que me vino fenomenal.

Durante las primeras 4 semanas, perdí peso a razón de 1kg por semana y ni mi ginecólogo y ni mi endocrino le dieron la más mínima importancia. Así que en cuatro semanas pasé de tener +6kg de más a +2kg en total desde el principio del embarazo. Al final del mismo, sólo engordé 4kg… así que cuando salí del hospital ya pesaba menos que antes de quedarme embarazada y anima mucho verte delgada en ese primer estado inicial donde la tripa se queda como en el embarazo pero sin presión y sin sentido.

Pero bueno, este artículo no se trata de hacer dieta durante el embarazo que está totalmente contraindicado, si no que os quiero contar la dieta que a mi me funcionó y con la que conseguí controlar el nivel de azúcar en sangre y así evitar males mayores para el bebé.

Las pautas que me dio mi endocrino fueron las siguientes:

***

Dieta de 1800 kCAL para Empabarazadas 

DESAYUNO: Café, té o manzanilla, con leche (200 cc). Una rebanada de pan con 50 g de queso fresco. Una pieza de fruta.

MEDIA MAÑANA: un vaso de leche (200cc) o un yogur desnatado y sin sabor.

COMIDA y CENA: 200-300gr de verdura hervida o ensalada o 30g (peso en seco) de pasta o legumbre.

150g de pescado o carne hervidos, a la plancha o al horno.

150g de fruta fresca

20g de pan.

MERIENDA: un café con leche (200cc) y una rebanada de pan con 30-40g de queso fresco.

AL ACOSTARSE: un vaso de leche (200cc)

Aceite una máximo de 25g al día (dos cucharadas soperas)

Sal: se utilizará Sal Yodada.

***

Con esa dieta inicial, cuando me controlaba el azúcar por la mañana los índices se disparaban y el resto de comidas conseguía controlarlo. Así que con su supervisión fuimos eliminando y sustituyendo algunos alimentos por otros y así conseguir una dieta equilibrada y no tener que pincharme insulina por las mañanas.

La tabla para la sustitución fue:

1. Quitar el pan del desayuno y sustituir por: queso curado, jamón, huevo, bacon, lacón, pavo o ahumados.

2. Si quitando el pan seguía teniendo alto el azúcar, quitar la fruta y sustituir por la lista anterior.

3. En último lugar, quitar la leche y sustituir por la lista anterior.

La dieta que terminé haciendo fue:

DESAYUNO: leche desnatada con café, sin azúcar (claro) y sin sacarina tampoco, una pieza de fruta y unos trozos de embutido y/o queso.

MEDIA MAÑANA/TARDE: fruta o yogurt natural desnatado sin sabores sin azúcar.

COMIDA/CENA

  • PRIMER PLATO: verdura  y/o ensalada, como la patata y el pan están muy controlados, yo decidí comer la verdura sin patata y comer un poco de pan. Así por ejemplo, hacía judías o acelgas con tomate y tacos de jamón, coliflor con bechamel casero donde puedas controlar la cantidad de harina, espárragos a la plancha, alcachofas rehogadas, etc y cualquier tipo de ensalada que no tuviera pan.
  • SEGUNDO PLATO: un filete de carne, pollo o pescado a la plancha o al horno. También podría ser un guiso de carne pero sin poder comer pan con la salsa como que no me merecía la pena.
  • POSTRE: fruta

El truco está en controlar los hidratos de carbonos que se ingieren y para eso la cantidad de pan, pasta, legumbre, harina, patata, etc deben estar controladas. Por lo demás, se puede comer más o menos normal aunque en pequeñas cantidades.

Un día a la semana o dos me daba un homenaje de pasta (mi plato favorito) aunque los 30g indicados en la dieta que es muy poquita cantidad. Y prácticamente no comí legumbre en todo el tiempo porque el antojo de pasta era muy superior. El arroz ni lo probé.

Yo me pinchaba para controlar la insulina 1h después de empezar a comer, en el desayuno, comida y cena; y salvo cuando me pasaba de cantidades o comía un poco más de pan conseguí controlar el azúcar. Los niveles que no podía pasar eran:

En ayunas < 92

1h después de empezar a comer < 140

Los aparatos para pincharte se pueden conseguir en el centro de salud, te los presta la enfermera junto con recambios cada vez que los necesites. Cuando terminas el proceso se devuelven y ya está, igual ya no vuelves a tener diabetes nunca más en la vida.

Para mi segundo embarazo no tuve diabetes gestacional y ya no he vuelto a tener más problemas de este tipo. Así que si te ha tocado, ánimo y tranquila que con un poco de control 24a tu bebé no le va a pasar nada.

Anuncios

Diario de una embarazada (10 semanas)

Hemos recibido una historia de una futura mamá que quiere compartir su experiencia con nosotros, así que estamos encantados de poder publicar sus sensaciones, emociones y anécdotas que le vayan pasando a lo largo de su embarazo.

Este es su primer relato a las 10 semanas de gestación:

Hola a todos!

Quiero contaros la historia de una futura abejita que irá directa al enjambre de BeeBeeBabies si todo va bien a mediados de Septiembre de este año.
En diciembre nos enteramos de que estamos esperando un bebé, noticias que recibimos con sorpresa y con muuucha alegría tanto que nos costó guardar el secreto y a los pocos días acabamos contándoselo a la familia y a los amigos cercanos.
Con mi testimonio, quería compartir no solo las sensaciones del comienzo de mi embarazo sino mi experiencia con médicos y otras madres.
El embarazo es, por lo poco que llevo experimentando, algo muy personal que varía de mujer a mujer e incluso de diferentes embarazos en una misma mujer. Con el propósito de ayudar, la gente suele reaccionar ante la noticia contándonos como fue su experiencia e incluso llegamos a preocuparnos en ocasiones por considerar que nos pasaba algo “raro”.
Pero empiezo por el principio… yo tenia planeado contarle a mi marido el descubrimiento de mi embarazo con una foto-collage que había preparado pero no al final no pudo ser así! Cuatro días antes de la falta me hice la prueba y me salió una línea casi casi imperceptible y cuanto más la miraba desde todos los ángulos, más dudas tenía de si la línea estaba ahí o era todo producto de mi imaginación jaja, así que se lo tuve que enseñar a él y ahí nos tenéis enfocando la luz del flash a la prueba y volviéndonos locos pero sí, el también veía la línea!! A los pocos días me la repetí y entonces se veía bastante más claro.
Lo mejor fue la cara de los futuros abuelos y tíos al ver la imagen de “una foto nuestra muy reciente”:
20141230_125339
Hecha con imperdibles de mi vestido de novia y sobretodo con mucha ilusión y cariño! En general todos tardaron unos 2-3 segundos en reaccionar y asimilar la noticia con lágrimas de alegría! Los abuelos siguen ilusionados con la idea, siguiendo todos los detalles y cuidándome mucho 🙂
Cuesta hacerse a la idea del embarazo si, como en mi caso, a las diez semanas no se tiene ningún síntoma! Nada de sueño ni molestias, nada de naúseas ni cambios de humor. Así que por una parte estoy encantada y espero que siga así pero por otra me apetece notarme ya la barriguita o tener alguna prueba más obvia!!
A las cinco semanas fuimos al ginecólogo que me hizo una ecografía pero no pudimos ver el embrión ni oír nada. Salimos de ahí un poco preocupados… somos primerizos y nos hubiera gustado que nos explicaran todo bien! Lo mismo con otras madres a las que les contamos como fue la cita, se extrañaron mucho de que no me mandaran ninguna análitica. Más adelante aprendimos por una parte que las ecografias se hacen a partir de las 7-8 semanas para poder escuchar los latidos y por otra parte que las expresiones de extrañeza de los demás pueden ponerte más y más nervioso. A partir de ahí, nos propusimos seguir las indicaciones del médico, confiar en él y preguntarle mucho porque es él quien en realidad sigue mi embarazo en particular. Pues eso, a las siete semanas volvimos y ya escuchamos el latido a muy buen ritmo y vimos la formita del embrión, muy muy emocionante!!!
Esto parece que va para largo… así que mantendré informados!
Tukah

El amor más grande

“el amor más grande” es el que se siente por un hijo,  con este lema y aunque suene cursilón y topicazo queremos celebrar nuestro primer San Valentín…

1

Si nos mandas una foto de tu bebé vestido con una prenda de Bee Bee Babies a social@beebeebabies.com antes del 28 de Febrero de 2015, nosotros te mandaremos una foto en papel llena de amor:

2

Si todavía no tienes ropa de Bee Bee Babies, compra en nuestra web, aprovecha nuestras rebajas y mándanos tu foto. 3Tus fotos NO serán publicadas, salvo que nos des tu consentimiento en el mail y serán eliminadas totalmente en cuanto te la mandemos en papel.

Gana ropa para un año de tu bebé (sorteo)

SORTEO CERRADO

Gana un lote de productos de Bee Bee Babies para un año de tu bebé.

GANA

¿Qué?

Gana un lote de productos para el primer año de vida de tu bebé.

El lote contiene: un body de manga larga, un body de manga corta, un pantalón de pijama, un pijama, un faldón y un chándal completo.

Gana-2

¿Cómo?

1. Síguenos en una de nuestras redes sociales: Facebook o Twitter.

2. Déjanos tu mail y tu nombre en el siguiente formulario.

¿Cuándo?

El sorteo terminará el 14 de Febrero y anunciaremos el ganador el 15 de febrero en nuestras redes sociales.

¡¡MUCHA SUERTE A TODOS!!

Mira qué regalos

¿Quieres hacer un regalo para un bebé original y de calidad? ¿Te gustaría además acertar con la talla y que pueda ser usado por el pequeñit@? Bee Bee Babies es tu respuesta…

_MG_8154

  • ropa cómoda: se adapta a la piel de bebé sin dejar marcas.
  • de calidad: productos de calidad, utilizando un algodón suave para que no irrite la piel del bebé y a la vez resistente  con el paso del tiempo y los múltiples lavados que necesita la ropa de un bebé.
  • adaptable: es más fácil acertar si la prenda se puede adaptar para diferentes tamaños del niño, ¿no crees?
  • un packaging muy especial, además de ecológico.

_MG_8147

Nuestras cajas son de papel 100% reciclado, como garantiza nuestro proveedor Selfpackaging.

_MG_8695

Si quieres podemos enviarlos directamente al domicilio que nos indiques, personalizar la etiqueta superior o añadir una nota.

_MG_8726

Con nuestro servicio de entrega en 24h en toda la península, ¡todavía estás a tiempo de que lleguen tus regalos para Navidad y Reyes!

Mi primera experiencia como mamá

Estamos recibiendo muchas experiencias de mamis que poco a poco iremos publicando, nos encanta leer vuestras experiencias y estamos seguras de que a muchas futuras mamás también. A ver si algún papá se anima y podemos conocer otro punto de vista.

Esta es la historia de Raquel y Álvaro:

Alvaro 12 meses

Mi primera experiencia como madre es, imagino que como en la mayoría de los casos, una auténtica locura!

Tengo un niño, Álvaro, que está a punto de cumplir los 15 meses. Desde el principio siempre ha sido un niño muy bueno; tuve un embarazo buenísimo sin un solo problema, susto o preocupación…sólo las típicas de madre primeriza que no sabe muy bien qué le está pasando! Tuve también un parto largo pero fácil, dos semanas antes de lo previsto. Rompí la bolsa muy temprano por la mañana y eso siempre alarga las cosas, pero  una vez empezaron las contracciones y un señor simpatiquísimo me puso la epidural, todo fue sobre ruedas y a las doce menos diez de la noche pusieron en mis brazos a esa pequeña cosa rosa y arrugada que me iba a cambiar la vida.

Alvaro 1 semana

Los primeros días en casa con un bebé son un auténtico caos! Recuerdo con absoluto horror tener que poner el despertador cada 3 horas para darle de comer al peque. ¡¡Era un auténtico infierno!!…primero debíamos despertarnos nosotros y luego pasábamos 20 minutos intentando despertar al pequeñín que estaba tan plácidamente dormido que no había manera de mantenerle despierto para que comiera!!!…¡¡¡y así durante un mes!!!…si vuelvo a tener otro hijo, creo que no volveré a cometer esta locura, sobre todo teniendo en cuenta que ahora tengo un bebé lleno de rosquitas con un percentil por encima de 75!!!

Alvaro 1 mes

Fui afortunada también con la lactancia. Álvaro se enganchó rápido y bien y era capaz de comer en unos 10 minutos!!! Apenas si tuve alguna grieta y las mastitis sólo las conozco de oídas. Gracias a esto y a las facilidades que me daban en mi lugar de trabajo para la extracción de leche, alargué la lactancia materna hasta los 13 meses (cosa que nunca hubiera imaginado) y la dejé porque Álvaro la dejó de demandar…ay! desterrada por unas croquetas!

Álvaro fue un bebé poco llorón, buen comedor y, aunque tuvo cólicos, éstos no fueron ni muy largos ni demasiado desesperantes…sobre todo cuando descubrimos que mejoraba mucho si le tumbábamos boca abajo sobre el brazo como si fuera un mono y le dejábamos chupar el dedo meñique…claro que semejante postura nos hizo sufrir alguna lesión de muñeca…pero mejoró mucho nuestras tardes! Y a los 3 meses desaparecieron como por arte de magia!

Lo que siempre hizo peor fue dormir. Ya de pequeñín nos costaba dormirlo porque se desvelaba con las tomas y hasta los 11 meses se seguía despertando entre 2 y 3 veces por noche para comer! Así que decidimos usar el método Estivill que resultó mucho menos drástico de lo que nunca hubiésemos esperado, porque la primera noche lloró 10 minutos, la segunda 5 y desde la tercera, hace ya  6 meses, duerme la noche del tirón!!…mejorando mucho nuestra calidad de vida y permitiéndonos tener suficiente energía durante el día para jugar y hacer cosas con él una vez que acaba nuestra jornada laboral.

Alvaro 7 meses

Sin embargo la parte más dura de la maternidad hasta el día de hoy fue sin duda cuando el papá de Álvaro se tuvo que ir a trabajar al extranjero durante 3 meses, el día que Álvaro cumplió los 4.  Justo cuando Álvaro empezó la guardería y yo me incorporé al mundo laboral…me quedé sola. Fue terrible. Al ya de por sí duro hecho de tener que cuidar de un bebé siendo una madre sola y trabajadora, se unió el hecho de que el peque empezó a enlazar un catarro tras otro, una bronquitis tras otra, una otitis tras otra…no he estado más preocupada, más cansada y más asustada en toda mi vida. Imagino que para su padre, vivirlo desde la distancia, con preocupación y frustración, no fue mejor. Sin embargo el tiempo pasó y gracias al apoyo y la ayuda de familiares y amigos, llegó el calor de la primavera y nos trajo a papá de vuelta a casa!

Alvaro 14 meses

Hoy por hoy, con 15 meses, Álvaro es un bebé tremendamente alegre, que ya corre por la casa dándose golpes con cada esquina y que nos roba el corazón con cada sonrisa!”

Raquel.

¡Además Álvaro es un bebé del enjambre de Bee Bee Babies, lo que nos gusta todavía más!

Mamá de un niño prematuro (29 semanas)

Hemos recibido la experiencia de Noelia que queremos compartir con vosotras, es espeluznante,  se nos ha puesto la piel de gallina al leerlo y hemos pensado que su historia puede ayudar a muchas mamás. Aquí va:

“Antes de ser mamá piensas que todo va a ser perfecto, como en las fotos, pero cuando te pones que no todo lo que parece perfecto no tiene porque serlo. Porque ser madre es precioso, pero tiene sus idas y venidas, sino que me lo pregunten a mi. Quiero compartir mi experiencia para animar a mamis, que estén pasando por lo que yo pasé, de toda se sale y el resultado final puede a llegar a ser maravilloso. Empezaré mi historia desde el principio:

10256369_10152309704157326_8746767254498278705_n

Noelia embarazada de Nicolás y Guillermo

Desde el comienzo de mi primer embarazo, el cual empecé con muchísima ilusión, tuve mis idas y venidas, si no me pasaba una cosa era otra, imposible disfrutarlo como siempre había soñado, con tranquilidad y sin preocupaciones. Tal fue la pesadez que para la semana 21empecé a manchar. Desde luego fui de inmediato a urgencias, allí me dijeron que no era nada, que era normal. Me dejaron algo confusa porque entendía que manchar en un embarazo no era nada normal, pero me fui a casa con la confianza de que los médicos sabían lo que hacían.

A partir de ese día manchaba todos los días, paso a formar parte de mi día a día, hasta tal punto que vivía con un desasosiego constante. Además en la oficina teníamos muchísimo trabajo, no parábamos, por lo menos eso me permitía no comerme mucho la cabeza.

Para acortar la historia, fui a urgencias unas 3 veces y me decían lo mismo, que nada, que era vascularización, algo normal.

El 21 de diciembre de 2013 empecé mis vacaciones de navidades, dormí toda la tarde, estaba agotada, y el 22 me desperté a las 6 con una sensación extraña, ya las simples manchas de sangres pasaron a ser coágulos, me vestí y me fui al hospital y me planté en urgencias como una verdadera loca, diciendo que de allí no me iba hasta que no me miraran bien que me estaba pasando porque algo me decía que lo mío no era una simple vascularización.

Cuanta razón llevaba, el niño, mi pequeño Guillermo, estaba con el mínimo líquido, la bolsa estaba rota, a partir de ese momento me ingresaron, estaba de solo 23+4 semanas, me quería morir, que tristeza, que penita, me decían de intentar aguantarlo hasta la 24, que si llegábamos a la 24 el bebe tenia alguna posibilidad. Me dijeron te vamos a ingresar, y todo esta en manos tuya y de tu hijo. Me dijeron que no podía moverme, no iba al baño ni hacer pis, vamos que intentaba moverme lo menos posible.

Con decirles que conseguí aguantar hospitalizada 6 Semanas!!!! 6 Semanas en una cama, pensando que todos los días seria el día, pero proponiéndome luchar con todas mis fuerzas para que aguantara dentro de mi todo lo que fuera posible.

IMG-20141124-WA0001

Guillermo recién nacido

Guillermo Nació a las 29+4 Semana, un sábado 2 de febrero a las 21:20, fue cesárea porque estaba en podálica, y ver ese manojito rubio que sacaban de mi, ver su carita a lo lejos, porque se lo llevaban rápidamente a una incubadora, fue y será siempre el sentimiento mas bonito que me ha nacido nunca, yo pensaba que le quería cuando le llevaba dentro, nada comprado con el sentimiento de verle por primera vez, todo mezclado con el miedo de que nacía muy pequeño, de que a partir de ese momento todo estaría en sus manos y no las mías y la impotencia era tal que era desgarradora.

IMG-20141124-WA0002

Guillermo recién nacido

La primera noche en mi habitación sin mi pequeño, fue muy triste, porque no lo voy a negar, la sensación de vacío es enorme. Me informaron que en la unidad de neonatos de mi hospital podía estar las 24 horas si quería con el peque y me recomendaron el método canguro, os aseguro, que Guillermo fue el bebe que mas canguro ha recibido en la vida, solo lo dejaba para ir a comer e ir al baño, no le dejaba ni para sacarme la leche (al ser tan pequeño no tenia fuerzas para mamar y le daban la leche con sonda). Tuvo sus idas y venidas, días mejores o otros peores, pero su fuerza y su lucha diaria, a mi desde luego me alucinaba, que ganas de vivir, yo le decía siempre al oído, lucha pequeño, lucha por tu vida, que tus papis te queremos y juntos te ayudaremos en todo lo que podamos. La vida no es fácil, y desde luego estos pequeños que nacen a destiempo empiezan muy pronto a darse cuenta de que es así.

FB_20141124_10_37_53_Saved_Picture

Guillermo 3 meses

FB_20141124_10_34_48_Saved_Picture

Guillermo 4 meses

No voy a alargar mucho la historia porque no quiero contar mis penas, sino todo lo contrario, quiero dar esperanza a los papis que estén pasando por esto, que si se puede, que tengan fe en esas pequeñitas personitas, que son la cosita mas fuerte que he visto nunca y que nuestra fuerza le da a ellos fuerzas.
Guillermo estuvo ingresado, justo 3 meses. Le dieron el alta el 30 de abril, recuerdo q llovía, traérmele a casa, Dios, no puedo explicar la sensación q sentí al salir del hospital, inexplicable.

FB_20141124_10_40_45_Saved_Picture

Guillermo 9 meses

FB_20141124_10_40_06_Saved_Picture

Guillermo 11 meses

A partir de ese día todo fue de maravillas, nos dijeron que a lo mejor iríamos a urgencias algún día, no sólo no fuimos a urgencias, es que apenas se enferma, come y duerme, como un campeón, vamos que le metemos a la cuna a las 10 y las 10 del otro día se despierta, está en sus percentiles y ya tiene el alta de neurólogo, cardiólogo, logopeda, fisio, vamos, que esta estupendísimo, tan bien me fue que a los 7 meses de nacido Guillermo quedé embarazada otra vez!!!

Este segundo embarazo, nada que ver con el primero, desde el principio todo sobre ruedas, claro, quitando que tienes un pequeño que según va creciendo se vuelve más y más inquieto y curioso.

Transcurrieron los 9 meses, no lo voy a negar con un miedo terrible de que pasara lo mismo, pero no paso, todo fue de maravillas, a tal punto que me planteé un parto natural a pesar de haber tenido una cesárea hacía tan poco.

Y Nicolás vino al mundo por parto natural el 16 de junio de 2014 a las 00:20.

IMG-20141124-WA0005

Nicolás recién nacido

Me lo dieron nada mas nacer, Dios, que sensación, cuando pensé que ya no se podía querer mas, nace mi pequeño gigante, como le llamo, fui incapaz de ponerle en la cuna, durmió, si se puede decir dormir a eso, toda la noche encima de mi, era incapaz de dejarle en la cuna. Guillermo por una intolerancia tuvo que dejar la leche materna, Nicolás a día de hoy sigue con ella y espero que siga así unos mesecillos mas.

IMG-20141124-WA0004

Nicolás un mes

Son completamente distinto, Guillermo era desde el principio un culo inquieto, Nicolás, come, duerme y juega ya un poco, pero a un ritmo mas suave que su hermano.
Los que si hace es dormir, toda la noche, y eso se agradece infinitamente, porque los días son muy largos con el inquieto de Guillermo.

Sóllo quería contar mi experiencia para animar a los que estéis pasando por esto y a los que pasaron y se quieren animar a ir a por otro pero tienen miedo, que si se puede, que desde luego un embarazo no condiciona al siguiente.”

IMG-20140919-WA0017

Guillermo 20 meses

IMG-20140919-WA0013

Nicolás 3 meses

¡Muchas gracias Noelia por compartir esta experiencia seguro que consigues animar a muchas mamás que estén pasando por lo mismo!! Eres una campeona y estamos muy orgullosas de ti y de nuestros (tus) bebés.