Bee Bee Babies en pleno centro de Madrid

Ya puedes tocar nuestras prendas, ver de cerca los diseños y comprobar en vivo y en directo cómo hacemos que la ropa creza. Desde ahora, Bee Bee Babies está en Natural Moms, una tienda abierta recientemente en Madrid capital especializada en porteo, ropa orgánica, pañales de tela y todo tipo de accesorios enfocados a la crianza natural.

Natural Moms

Natural Moms está en la calle Alburquerque 5 (Madrid)

Detrás de este proyecto están dos madres apasionadas de la crianza natural y el porteo y eso se nota nada más entrar a la tienda, donde podrás encontrar todo aquello que te permitirá tener una maternidad más natural y cómoda. La cosmética natural, las muselinas más suaves, collares mordedores, pañales de tela, calzado para los peques, bolsos para las mamis, y ropita de Bee Bee Babies para que los bebés vayan cómodos y bien guapos.

Natural M

Además en Natural Moms organizan talleres de porteo, , grupos de lactancia, cursos de primeros auxilios para bebés y niños y otras muchas actividades que ayudan a las mamás a descubrir lo bonita que puede ser la maternidad.

Os invitamos a descubrir Natural Moms en la calle Alburquerque 5 de Madrid (Metro Bilbao o Quevedo) y si vais el sábado 31 de octubre disfrazados, os harán un 10% de descuento para celebrar Halloween.

¡Que tengáis una buena semana!

 

 

Haciendo el indio: Estrenamos colección

Ha llegado el momento de enseñaros el proyecto en el que llevamos trabajando muchos meses. Se trata de la nueva colección de Bee Bee Babies: INDIAN ANIMALS AW2015, una colección colorida y rompedora protagonizada por animales y motivos indios como plumas, cintas y tipis.

Ropa bebé original

Para diseñar estas nuevas prendas hemos sido muy fieles a tres pilares: nuestro estilo moderno y sin “ñoñerías”; la calidad de nuestros tejidos de algodón; y la posibilidad de que cada prenda se adapte a dos tallas de bebé, algo que es seña de identidad de nuestra firma.

Ropa bebé original

Esta es nuestra segunda colección y está compuesta por bodies, ,pijamas, pantalones y sudaderas de chándal, abrigos reversibles y una línea especial para recién nacido que incluye complementos como manoplas, gorrito, arrullo y faldón.

Arrullo bebé original

ASÍ EMPEZÓ TODO

Todo comenzó con el diseño de los patrones y la elección de la paleta de colores: un granate con un fuscia, un negro con amarillo, aquí metemos verde, unos elásticos en azul… Y voilá, ya teníamos claras las combinaciones en base a colores tendencia para este otoño. Encargo de telas y al taller de costura.

Desde hacía tiempo, Marta, la fundadora de Bee Bee Babies, tenía fichado los diseños de una ilustradora, Maja Säfström, que podrían encajar a la perfección con el estilo de la firma. Dicho y hecho, llegó a un acuerdo con ella y nos hizo estos diseños tan molones que nos enamoraron desde el primer momento.

Ropa bebé original

A partir de ahí, le dimos unas cuantas vueltas, hasta que decidimos qué animal combinaba con cada gama de color y de qué forma íbamos a integrarlo en las prendas.Y, como siempre, cuando llegaron las primeras pruebas, Cloe y Carla fueron nuestras mejores modelos.

Ropa bebé original

Para cerrar proceso, encargos, estampaciones, cambio de web y directo a vosotros. Así es cómo trabajamos, siempre pensando en la comodidad del bebé, en que las prendas apenas llevan costuras, que no aprieten ni dejen marcas en la piel. Además, en Bee Bee Babies apostamos por la producción local. Tanto el proceso productivo como la compra de las materias primas la realizamos en España.

Parece mentira que haya pasado ya un año desde que nos lanzamos a la aventura con Bee Bee Babies. Es un reto continuo pero, al mismo tiempo, un sueño hecho realidad.

Te esperamos en beebeebabies.com

Vuelta al cole: fiesta o drama

Superada la primera semana del curso. ¿Ha sido dura? Para nosotras, un poco. En estos días ya hemos tenido llantos inconsolables antes de las 9 de la mañana, una brecha en la cabeza de la mayor y un error en la escuela infantil donde le dieron un yogur a la bebé alérgica a la proteína de leche (afortunadamente, sin consecuencias graves).

¡Y esto no ha hecho más que empezar!

Nos guste o no, la vuelta al cole es ya una realidad y estos días hemos comprobado que los padres tenemos el corazón dividido: por una parte, nos da una pena terrible que se hayan terminado las vacaciones pero, por otra, estábamos deseando descansar de los pequeños y de esa intensidad que nos funde las baterías. 

Vuelta al cole

UN AUTÉNTICO DRAMA

Más allá de la tristeza que puede suponer el fin de las vacaciones de verano, o la angustia típica del primer día de cole de los peques, algunos padres hacen de la vuelta a las aulas un verdadero drama. Una cosa es que a alguno se le escape alguna lagrimilla al dejar a los peques llorando a moco tendido y otra es lo de la bloguera estadounidense que se ha hecho viral esta semana por comparar el sentimiento que tuvo al despedirse de su hija en su primer día de colegio con el que debe sentir un hijo cuando su madre le abandona en el lecho de muerte. Tremendo.

Tampoco se queda corta la reportera que convirtió la entrevista a un niño de cuatro años en un mar de lágrimas al preguntarle si echaba de menos a su mamá. El pobre, que estaba tan contento jugando con sus amiguitos, se echó a llorar entre pucheros. ¡Qué penita!

 

UNA FIESTA 

Y al margen de los dramas, encontramos a las madres y padres que necesitaban que el verano acabara y han contado los días para el inicio del cole (sin adaptación y con comedor, como debe ser). Aquellos y aquellas que estaban deseando tener cinco minutos para sus asuntos, aunque solo sea para cantar en el coche camino del trabajo.

Las Malasmadres han celebrado la vuelta al cole por todo lo alto, con champán y luciendo la camiseta del Club que lucha por desdramatizar la maternidad y vencer a los estereotipos de madre perfecta.Malasmadres

¿Y tú? ¿Eres de hacer dramas o de celebrar la vuelta al cole?

Nosotras, por ahora, la celebramos con mucho trabajo. Estamos ultimando la nueva colección (qué cosas más bonitas, madre) y, al mismo tiempo, liquidando la actual (está todo al 50% de descuento hasta el 15 de septiembre).

¡Feliz viernes! ¡Vienen dos días sin cole!

Aquellas pequeñas cosas que aprendimos en vacaciones

¿Qué tal el verano? ¿Y las vacaciones? Son las preguntas más formuladas estos días en el trabajo, en encuentros casuales, en citas familiares, en el ascensor con un vecino… Y las respuestas no dejan de ser de lo más tópicas: “muy cortas”, “geniales”, “ya se me han olvidado”. Acto seguido, se resumen los destinos visitados: “estuvimos en…Y luego fuimos unos días a…”.

Sin embargo, las vacaciones son mucho más que los sitios que hemos pisado, las playas en las que nos hemos bañado o los días tachados en el calendario. Las vacaciones (y más si son con niños)  siempre nos enseñan cosas nuevas y, por ello, acaban convirtiéndose en lecciones de vida.

Para empezar, las vacaciones nos permiten mirar el mundo con ojos de niño. Tenemos tiempo para jugar, para explorar, para preguntarnos el porqué de algunas cosas, y para sorprendernos con el origen de otras. Para recordar qué es lo importante o descubrir aquello que debería serlo. bebé vacaciones

Las vacaciones son el mejor momento para la creatividad, para las actividades artísticas e inevitablemente las físicas. Y eso incluye el momento en el que te ves enseñando a tu hijo/sobrino/hijo de amigo a tirarse de cabeza en la piscina y a montar en bicicleta. Como dirían en un conocido anuncio, esos momentos no tienen precio.

En definitiva, las vacaciones sirven para aprender o recordar que no necesitamos tantas cosas como pensamos, que todo es más sencillo de lo que parece, que cualquier sitio es bueno si están las personas adecuadas.

A todos nos da la impresión de que los niños han crecido mucho durante las vacaciones de verano y puede que sea verdad y, en general, lo hagan pero, gracias a ellos, nosotros también crecemos en el mejor de los sentidos. bebé vacaciones

Terminamos con una conversación que escuchamos el otro día y que resume ese sentimiento de haber aprovechado las vacaciones y de haber vivido esos momentos únicos.

(Niña de 5 años) -Papá, ¿Cómo se construyen puentes sobre el mar?

(Padre) -Pues se empieza por los cimientos…

(Niña de 3 años) – Pues con la pala.

¿Y vosotros? ¿Qué habéis aprendido estas vacaciones?

Madres Faro (I): Teresa Portela

El pasado domingo la piragüista Teresa Portela conseguía la medalla de bronce en los Mundiales de Milán, solo 17 meses después de dar a luz a su primera hija. La pequeña Naira aún no es consciente de ello pero su madre ha marcado un hito que servirá de ejemplo a otras muchas mujeres. Por eso hemos decidido que Teresa Portela estrene nuestra galería de “Madres Faro”, aquellas que con su ejemplo iluminan a otras navegantes. Sin título

El deporte de élite, al igual que otros muchos trabajos, suele estar reñido con la maternidad. Son muchas las deportistas que aplazan el momento o renuncian a tener hijos para poder mantener el nivel que el cuerpo exige en la alta competición. Sin embargo el caso de Teresa, que con esta medalla consigue el pase para sus quintos Juegos Olímpicos, deja claro que no siempre hay que elegir entre la vida profesional o la maternidad. Ambas son compatibles, eso sí, con mucho esfuerzo.

Foto de farodevigo.es

Foto de farodevigo.es

La baja maternal de Teresa Portela apenas duró un mes y su recuperación le ha supuesto muchas horas de entrenamiento al día. Pero, tal y como reconoce la propia deportista, el equilibrio entre su vida personal y profesional ha sido una de las claves para lograr el éxito. Ahora, lo más importante es su hija pero no por ello descuida sus duros entrenamientos. Su pequeña de año y medio presenció el podio de su madre el pasado domingo en Milán y esperamos que pueda seguir disfrutando de sus éxitos por mucho tiempo.

Desde Bee Bee Babies queremos dar la enhorabuena a Teresa por su  ejemplo.

Y vosotros, ¿conocéis a más Madres Faro? Podéis contarnos en Twitter con el hastag #madresfaro

De una lactancia horrible a una lactancia maravillosa

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Internacional de la Lactancia instaurada por la OMS. Este año, Acción contra el Hambre y Madresfera ponen en marcha el “Proyecto Kwashiorkor”, un maratón de posts sobre la lactancia materna que tiene como objetivo que las madres blogueras compartan sus experiencias personales con la lactancia como una manera de generar diálogo sobre el tema.

Desde Bee Bee Babies hemos querido sumarnos a esta iniciativa compartiendo nuestras experiencias personales. la de Marta, sin problemas y con un recuerdo maravilloso; la de María, que comenzó mal pero mejoró y duró 10 meses; y la de Espe, que fue una auténtica pesadilla.

LA DE MARTA: UNA LACTANCIA GENIAL

He sido madre de dos bebés y con cada uno de ellos la experiencia como madre lactante ha sido muy diferente. Yo no he tenido problemas para dar el pecho, las niñas se han enganchado al pecho desde la primera toma, la leche me sube enseguida y mis hijas han engordado como un tiro desde el principio pasando de ser bebés normales a bebés de percentil 90.

Pero eso no lo es todo, aunque lo parezca. El problema lo tuve con la primera de ellas porque tardaba entre 1:30 y 2h en comer y a la 1:30 quería engancharse de nuevo, como quería darle a demanda pues claramente se la volvía a ofrecer pero para mi como persona (que no estaba preparada para ser una vaca) fue demoledor. Encima, cuando iba a la pediatra me decía que cada 3h y 10min de cada pecho y fin, a lo mejor fui una pardilla y hubiera funcionado, lo cierto es que nunca lo probé. No estaba dispuesta a dejar a mi hija llorar el resto del tiempo y yo creía que eso no encajaba con ese bebé. Al mes o mes y medio, las tomas empezaron a distanciarse un poco y en vez de ese rato sólo estábamos 45min  a 1h, así que vimos la luz.

Con mi segunda hija, fue maravilloso… Comía en 10min en total y de un único pecho, no me daba tiempo a cambiarla, así que del otro me sacaba con el sacaleches. Y pedía más o menos a las 3h de haber empezado. No me lo podía creer, el resto del tiempo dormía y ¡¡yo tenía casi 3h para mi!! en realidad, 3h para poder estar con mi hija mayor que todavía era muy bebé. Fue una maravilla, exactamente como esas fotos de madres con bebés al pecho que parecen estar levitando.

LA DE MARÍA: LA COSA NO ES CÓMO EMPIEZA SINO CÓMO ACABA

Mi hija María, nació un 3 de agosto, con un calor infernal en Madrid. Yo siempre tuve claro que quería darle el pecho y desde el primer momento se lo ofrecía frecuente a mi bebé. Pero al parecer, no me subía la leche y en el hospital donde di a luz a nadie se le ocurrió que con el calor que hacía María se iba deshidratando poco a poco y que a lo mejor era bueno ofrecerle un biberón. Como ahora parece un sacrilegio ofrecerles biberón a nuestras hijas y yo era madre primeriza, ocurrió que tras 5 días en esas circunstancias, la niña se deshidrató y terminó en la UCI pediátrica de otro hospital.

Allí, por supuesto, le dieron un biberón a María y tras unos 15 días ingresada, con antibiótico y tomando alternativamente biberón y pecho la niña se recuperó y gracias a mi tesón ha tomado lactancia mixta hasta los 10 meses.

Mi sensación, ahora que lo veo con distancia, es que se vuelve a dar mucha importancia a los beneficios  de la lactancia materna (algo que no discuto) y, desde la teoría, las instituciones sanitarias lo promueven, pero el día a día de una madre primeriza y que por cualquier razón  no ha empezado  con buen  pie, puede ser muy difícil. Además, continuamente estuve recibiendo mensajes en dos polos opuestos: los que no entienden que le des tanta importancia y los que le dan tanta que parece que un biberón  es algo horrible…y ni tanto ni tan calvo.  Si te pasa esto, el mejor apoyo lo encontrarás en la matrona y en los grupos de postparto, en los que verás que a muchas les pasa lo mismo que a ti.

En mi caso la lactancia ha sido mixta todo el tiempo y hasta los 10 meses, momento en le que ya decidí  que no quería  seguir  dándole  el pecho porque quería  recuperar esa parte de mi cuerpo. Como en tantas cosas, estar tranquila y segura son dos aspectos fundamentales para que todo vaya bien..así que, mi consejo es: busca aquello que te ayude a sentirte así no importa si es a base de biberón , sólo lactancia o combinando ambas alternativas (estar pegadita a tu bebé, dar biberón  en algunas tomas…) y ten paciencia contigo, con tu bebé  y con todos  los que te rodean.

LA DE ESPE: MI PEOR PESADILLA

Para mí la lactancia fue la peor experiencia relacionada con la maternidad. Peor que el embarazo. Peor que el parto. Una pesadilla que me llevó al borde de la depresión postparto y casi a rechazar a mi hija.

No habíamos salido del paritorio y la niña ya me había hecho moratones alrededor de la areola. Es lo que pasa cuando te dejan a una criatura ahí encima mientras tú, recién parida, sigues dando un paseo por las nubes. Los dos días siguientes, aún en el hospital, comenzó el desastre. Las matronas y enfermeras me decían que la niña se agarraba bien y que era normal que me doliese.

No llevaba ni dos días en casa cuando aparecieron las grietas. Ese dolor es inexplicable. Cada vez que la niña tenía que engancharse, me agarraba fuerte a algo y apretaba los dientes. Se me caían las lágrimas del dolor. Era como si me clavaran agujas. La matrona del centro de salud me enseñó a usar las pezoneras y la cosa mejoró algo pero toma tras toma, las heridas se fueron abriendo. Pasé al plan B: sacaleches. Dolía menos pero una de las veces la leche salió manchada de sangre y aquella escena pudo conmigo. Además, no salía suficiente leche como para calmar el hambre de la pequeña, a la cual empezaba a rechazar. Cada vez que ella lloraba porque quería comer, yo me ponía tensa porque sabía que me haría daño. Sin darme cuenta, traspasaba todo mi nerviosismo a la pobre criatura y aquello acababa con las dos llorando a moco tendido ante la atónita mirada de mi marido que, en una ocasión acabó llorando también por  impotencia, nervios y desesperación. Un auténtico caos. Por eso paré la lactancia materna exclusiva, me compré unos parches de hidrogel y, continúe con biberón. En solo una semana, tenía la sensación de ser una mala madre (las presiones externas no son buenas…).

Una semana después, con las heridas cerradas, pude dar el pecho a mi hija sin grietas, sin pezoneras y sin dolor. No tenía el mismo volumen de leche pero continuamos con lactancia mixta durante meses. Eso sí, nunca conseguí relajarme y disfrutar de esa experiencia maravillosa que otras madres cuentan. Sin embargo, estaba convencida de que era lo mejor para mi hija. Por eso, cuando vuelva a tener un hijo, intentaré darle el pecho.

¿Te ha pasado algo similar? Puedes dejar tu experiencia aquí abajo.

Si quieres unirte a esta semana especial de promoción de la lactancia materna puedes hacerlo escribiendo un post desde tu blog. También puedes colaborar con cualquier ONG como Acción contra el Hambre que lleva a cabo proyectos de promoción de la lactancia en países donde las madres no tienen acceso a los alimentos más básicos.

 

 

Si nuestras hijas no existieran, Bee Bee Babies tampoco

Tal cual. Si Cloe, Carla, Alba, Julia y Sofía no existieran, Bee Bee Babies tampoco.

Hoy hacemos nuestro el lema del Club de las Malasmadres para reivindicar una conciliación real porque, en nuestro caso, es literal: sin nuestras hijas, nuestra empresa no existiría. De hecho, Bee Bee Babies nació cuando Marta comprobó que su hija Cloe cambió de talla varias veces en su primer mes de vida, lo que supuso dejar ropa sin estrenar o ponérsela apenas un par de veces. De ahí su idea de negocio y nuestras prendas que crecen con los bebés.

Desde un primer momento, tuvimos muy clara una premisa: en esta micro PYME los hijos nunca serían un impedimento para el desarrollo de nuestro trabajo. Y así ha sido. Hemos tenido reuniones de trabajo con las bebés lactantes, hemos planificado y tomado decisiones importantes mientras nuestras hijas pequeñas jugaban juntas, y nos hemos llevado a las niñas  “al despacho” en algunos momentos, como muestra esta foto tomada en Área 31 (el invernadero empresarial del IE, que tan buen cobijo nos ha dado).

Concilia

Reunión de trabajo con bebé de tres meses

Nuestros horarios son flexibles, y eso nos permite cumplir con todas nuestras responsabilidades familiares y laborales según nuestra propia organización diaria. En muchas ocasiones, la pequeña Carla nos acompaña a llevar los pedidos a la oficina de reparto e incluso, en eventos especiales, hemos disfrutado de la presencia de las niñas y han sido nuestras mejores embajadoras.

Concilia FIMI

Equipo Bee Bee Babies en la última edición de FIMI

Por supuesto, compatibilizar no es fácil y tenemos días en los que no llegamos a todo. Nuestras casas no son dignas de fotos de Pinterest, hay días en los que se cena pizza porque no hay nada más en la nevera, no pisamos una tienda de ropa desde hace meses y la peluquería sólo cuando las canas reclaman un tinte a gritos.

Dice el informe de las Malasmadres que cinco de cada 10 madres se han enfrentado a experiencias negativas en el trabajo por ser madres. Algunas, incluso, desde el momento de anunciar un embarazo. En Bee Bee Babies los embarazos se viven con total normalidad, hemos trabajado embarazadas de 40 semanas y ni siquiera hemos agotado la baja maternal.

conciliación

Cloe y Carla en el pop-up de Baby & Kids

Pero, por desgracia, son muchos los que piensan que una mujer embarazada no tiene la misma dedicación o que una madre de familia no es tan efectiva como una mujer soltera. Lo comprobamos hace poco, cuando preseleccionaron a Bee Bee Babies como startup para formar parte de una aceleradora empresarial. Nuestro asombro fue mayúsculo al escuchar la primera pregunta del reclutador: “Teniendo en cuenta que las tres sois madres, ¿Cómo os organizaríais para estar un año full time en este proyecto?” Dudo mucho que la pregunta hubiera sido la misma a tres hombres padres de familia. Nos fuimos con la impresión de que la ilusión, las buenas ideas, la seriedad y la responsabilidad que transmitimos en aquella entrevista no importaron. Ya habían decidido que no estábamos seleccionadas desde el momento en que hicieron la primera pregunta.

Eso es lo que tiene que cambiar. Y por eso hoy alzamos la voz y nos unimos a la campaña #CONCILIA13F. Porque la llamada “concienciación social” está en que todos y cada uno de nosotros pongamos nuestro granito de arena para lograr una solución. Como compañera de trabajo, no juzgues. Como jefa, ten empatía. Como amiga, no te compares. Como hermana, echa una mano. Como madre o suegra, no critiques.

Enhorabuena al Club de las Malasmadres por esta iniciativa. Contad con nosotras.

Espe, Mayte y Marta (equipo Bee Bee Babies)