Una experiencia inolvidable

Teníamos pendiente contaros cómo fue nuestro primer Pop Up Store en Madrid, una experiencia muy satisfactoria que nos sirvió para conoceros en persona y recibir vuestro feedback sobre sobre las prendas de Bee Bee Babies.Primer Pop UpPrimer pop up

Fue nuestra primera experiencia de venta offline y estamos inmensamente agradecidas a los cientos de amigos, conocidos y paseantes anónimos que os pasasteis por nuestro stand. Algunos ya sabían a lo que iban pero muchos otros se acercaban a preguntarnos “¿Cómo es posible que la ropa crezca con los bebés?”. Nos dejó impresionadas el interés que despertó nuestra primera colección en el Pop Up Store Baby&Kids organizado en el Espacio Vaquería.

Ropa original bebeRopa bebé original

Así que, si os quedasteis con las ganas de tocar nuestras prendas en vivo y en directo, no os preocupéis porque este fue el primero pero no el último Pop Up al que acudiremos. Hasta entonces, nos podéis encontrar en la tienda online de Bee Bee Babies.

Os dejamos algunas fotos del evento:

Pop Up Bebé Pop Up bebe 20150425_171415

Mi primer mes como mamá

Quiero inaugurar esta sección donde nuestras mamás van a compartir su experiencia. Vamos a tener mamis que nos cuenten como fue su primer mes como mamis, como es ser mamás de dos criaturas que se llevan poco o mamás de gemelos. También contaremos con el testimonio de algún Papá, por supuesto.

El objetivo es que compartan su experiencia y seguro que aprendemos mucho leyendo sus historias.

De momento, aquí va mi historia:

Como ya os he comentado, soy mamá de dos niñas muy monas, Cloe (22 meses) y Carla (5 meses). La verdad es que las dos experiencias han sido muy diferentes, tanto por el tipo de bebé como por mi experiencia como mami.

_MG_7713aam

Como resumen se puede decir que Cloe ha sido y es una niña muy demandante y Carla es más conformista e independiente. Las dos comen muy bien y con mucha facilidad desde el principio y duermen muy mal, pero muy muy mal.

El 01 de Enero de 2013 nació Cloe, el parto fue muy bien y bastante rápido para ser la primera y con la epidural no me enteré de nada; fuimos el primer nacimiento del año en el Hospital Santa Elena de Madrid y el ambiente festivo y relajado de todo el equipo hicieron que fuera una experiencia muy agradable.

Cuando vi a aquel renacuajo manchado de sangre y que al apoyarlo sobre mí abrió un poquito los ojitos, fue el momento más emocionante de mi vida… cuánto amor!!

se1350201 (13)

¡En seguida comprendí que no iba a ser fácil criar a ese bebé!
Desde el principio, las tomas se hicieron interminables, podíamos estar entre hora y media y dos horas con la niña enganchada en el pecho. Recuerdo que el día 2 por la mañana estuve tooooooda la mañana con la niña enganchada a mi, cuando entró la pediatra me echó la bronca diciéndome que no era un chupete. Pero a mi me pareció mejor opción eso que escuchar a mi niña llorar desconsolada.
Y claro, con tanta succión me salieron grietas en el pezón, menos mal que una ginecóloga del equipo me recomendó la crema de Medela y eso facilitó mucho mi adaptación a la lactancia materna.

Como ya os he comentado Cloe fue una niña muy demandante, supongo que algo tenemos que ver los padres también, pero el hecho concreto es que nunca durmió mucho ni de día ni de noche y las tomas para comer fueron muy largas (1-1,5h) durante los tres primeros meses de vida.

Las primeras semanas esta situación me agobiaba bastante porque prácticamente no tenía tiempo para hacer nada más que alimentarla a ella o tenerla en brazos. Menos mal que estaba mi madre conmigo porque si no creo que no hubiera comido nada durante ese primer mes.

Mi estado de ánimo estaba por los suelos y se agravó cuando a mi marido lo mandaron a brasil a los 21 días de haber nacido su hija. Supongo que tuve la famosa depresión postparto, y no encontré en su momento (o no hay) mucho apoyo para las mamis en este sentido.

En mi centro de salud, la pediatra nuevamente me regañó por darle el pecho a demanda a mi hija y que lo que tenía que hacer era cada 3h, 10min de cada pecho y fin. Y recuerdo, decirle a mi madre: “y el resto de la hora y veinte ¿qué hacemos? ¿dejarla llorar?”. Así que yo seguí igual y entre el segundo y el tercer mes, la situación (y las hormonas) se normalizó un poco, ya no comía tanto, comía más rápido y tenía algo más de tiempo para mi.

_MG_8192

El segundo problema fue el sueño, a mi me habían dicho eso de: “tú aprovecha a dormir cuando duerma el bebé” pero ¿y si eso no sucede tanto como tu cuerpo necesitaría o no sucede casi nunca? Pues ese era mi caso y me tenía totalmente agotada. Ni de día ni de noche, sólo en el carrito de paseo y alguna mini siesta (20-30min) en su cuna de día. Esto no sólo no se solucionó si no que se agravó, si al principio hacía sueños de 2-3h entre tomas por la noche, llegó un momento en torno a los 5 meses que se despertaba cada hora para que la cogiera en brazos y la volviera a acostar dormida en su cuna. Ya no quería comer, sólo brazos.
Al final, y muy a mi pesar, tuvimos que aplicar el método Estivil a los 7 meses de vida y aunque fue muy duro, lo cierto es que sólo duró dos noches y entre las dos noches lloró menos que cuando no conseguía dormir las veces anteriores. Yo sólo puedo decir que gracias a eso volvimos a recuperar cierto bienestar.

Con mi segunda hija todo fue diferente, no tuve contracciones de parto hasta que no estuve en el paritorio, vieron que estaba dilatada en una revisión ginecológica ordinaria en mi semana 39 y me fui directa al hospital. La niña nació 20minutos después de la primera contracción y sin tiempo a que me hiciera efecto la epidural. ¡¡Qué dolor más desgarrador, es como si te partieran por la mitad!! El cuadro era yo gritando (como en las películas): “sacarme a este bebé”, “súbeme la dosis”; la matrona diciendo: “no grites que se te va la fuerza y empuja” y mi marido dándose golpes en la cabeza con la luz del paritorio cada vez que pasaba al otro lado de la sábana para ver a la bebé… ahora que lo cuento me resulta muy cómico.
Pero cuando todo termina, la sensación de tranquilidad es brutal… y allí estaba esa pequeñita que a mi me recordó a su hermana. Y cuando piensas que no se puede querer más alguien, llega tu segundo bebé para demostrarte que sí, que tienes espacio para querer tanto o más a otro.

SE1331706 (32)

Esta segunda niña es una bendición, desde el principio come en 10min de un sólo pecho y aguanta 3h sin volver a comer, el resto del tiempo se entretiene sola en su cunita, hamaca o carro. Su problema principal es que tampoco duerme por las noches, de momento y tiene 5 meses, sigue haciendo tomas cada 3h de día y de noche, y de noche se despierta muchas veces para que le ponga el chupete y volverse a dormir… tengo unas ojeras que me llegan al suelo.

Mi sensación es que aunque cada niño tiene su carácter, lo cierto es que cuando tienes dos bebés que se llevan tan poco el tiempo es compartido y al final no le queda más remedio que ser más independiente.  Así que no se si es por eso, porque Carla es así o porque se nota que tengo experiencia lo cierto es que mi segunda hija está resultando mucho más fácil que la primera.

IMG_20140921_100654Cosas que he hecho diferentes entre las dos:

  • Utilizar chupete para calmarla desde el primer día. Creo que si el bebé se engancha bien al pecho, esto no interfiere en su alimentación.
  • Después de mamar, la acuesto despierta sin que se duerma en el pecho.
  • Intentar que se duerma sola desde el principio, sola en la cuna o en el carrito, sin mecer, sólo con ayuda de un trapito de apego y su chupete. Con un trapo de apego o una muselina le tapaba un poco la cara y es mano de santo.
  • Establecer un horario fijo y una rutina a la hora del dormir por la noche: baño, comer y dormir.
  • Acostarla después de comer en su cuna, a oscuras y sin ruido para que se duerma.

Con estas pautas he conseguido que Carla se duerma sola, a las 21:00 todas las noches desde muy bebé.

Ya sólo me falta conseguir que duerma más el resto de la noche, pero estoy en proceso.

Esperemos que todas las mamás no se enrollen como yo 😀

Continuará…