Mamá de un niño prematuro (29 semanas)

Hemos recibido la experiencia de Noelia que queremos compartir con vosotras, es espeluznante,  se nos ha puesto la piel de gallina al leerlo y hemos pensado que su historia puede ayudar a muchas mamás. Aquí va:

“Antes de ser mamá piensas que todo va a ser perfecto, como en las fotos, pero cuando te pones que no todo lo que parece perfecto no tiene porque serlo. Porque ser madre es precioso, pero tiene sus idas y venidas, sino que me lo pregunten a mi. Quiero compartir mi experiencia para animar a mamis, que estén pasando por lo que yo pasé, de toda se sale y el resultado final puede a llegar a ser maravilloso. Empezaré mi historia desde el principio:

10256369_10152309704157326_8746767254498278705_n

Noelia embarazada de Nicolás y Guillermo

Desde el comienzo de mi primer embarazo, el cual empecé con muchísima ilusión, tuve mis idas y venidas, si no me pasaba una cosa era otra, imposible disfrutarlo como siempre había soñado, con tranquilidad y sin preocupaciones. Tal fue la pesadez que para la semana 21empecé a manchar. Desde luego fui de inmediato a urgencias, allí me dijeron que no era nada, que era normal. Me dejaron algo confusa porque entendía que manchar en un embarazo no era nada normal, pero me fui a casa con la confianza de que los médicos sabían lo que hacían.

A partir de ese día manchaba todos los días, paso a formar parte de mi día a día, hasta tal punto que vivía con un desasosiego constante. Además en la oficina teníamos muchísimo trabajo, no parábamos, por lo menos eso me permitía no comerme mucho la cabeza.

Para acortar la historia, fui a urgencias unas 3 veces y me decían lo mismo, que nada, que era vascularización, algo normal.

El 21 de diciembre de 2013 empecé mis vacaciones de navidades, dormí toda la tarde, estaba agotada, y el 22 me desperté a las 6 con una sensación extraña, ya las simples manchas de sangres pasaron a ser coágulos, me vestí y me fui al hospital y me planté en urgencias como una verdadera loca, diciendo que de allí no me iba hasta que no me miraran bien que me estaba pasando porque algo me decía que lo mío no era una simple vascularización.

Cuanta razón llevaba, el niño, mi pequeño Guillermo, estaba con el mínimo líquido, la bolsa estaba rota, a partir de ese momento me ingresaron, estaba de solo 23+4 semanas, me quería morir, que tristeza, que penita, me decían de intentar aguantarlo hasta la 24, que si llegábamos a la 24 el bebe tenia alguna posibilidad. Me dijeron te vamos a ingresar, y todo esta en manos tuya y de tu hijo. Me dijeron que no podía moverme, no iba al baño ni hacer pis, vamos que intentaba moverme lo menos posible.

Con decirles que conseguí aguantar hospitalizada 6 Semanas!!!! 6 Semanas en una cama, pensando que todos los días seria el día, pero proponiéndome luchar con todas mis fuerzas para que aguantara dentro de mi todo lo que fuera posible.

IMG-20141124-WA0001

Guillermo recién nacido

Guillermo Nació a las 29+4 Semana, un sábado 2 de febrero a las 21:20, fue cesárea porque estaba en podálica, y ver ese manojito rubio que sacaban de mi, ver su carita a lo lejos, porque se lo llevaban rápidamente a una incubadora, fue y será siempre el sentimiento mas bonito que me ha nacido nunca, yo pensaba que le quería cuando le llevaba dentro, nada comprado con el sentimiento de verle por primera vez, todo mezclado con el miedo de que nacía muy pequeño, de que a partir de ese momento todo estaría en sus manos y no las mías y la impotencia era tal que era desgarradora.

IMG-20141124-WA0002

Guillermo recién nacido

La primera noche en mi habitación sin mi pequeño, fue muy triste, porque no lo voy a negar, la sensación de vacío es enorme. Me informaron que en la unidad de neonatos de mi hospital podía estar las 24 horas si quería con el peque y me recomendaron el método canguro, os aseguro, que Guillermo fue el bebe que mas canguro ha recibido en la vida, solo lo dejaba para ir a comer e ir al baño, no le dejaba ni para sacarme la leche (al ser tan pequeño no tenia fuerzas para mamar y le daban la leche con sonda). Tuvo sus idas y venidas, días mejores o otros peores, pero su fuerza y su lucha diaria, a mi desde luego me alucinaba, que ganas de vivir, yo le decía siempre al oído, lucha pequeño, lucha por tu vida, que tus papis te queremos y juntos te ayudaremos en todo lo que podamos. La vida no es fácil, y desde luego estos pequeños que nacen a destiempo empiezan muy pronto a darse cuenta de que es así.

FB_20141124_10_37_53_Saved_Picture

Guillermo 3 meses

FB_20141124_10_34_48_Saved_Picture

Guillermo 4 meses

No voy a alargar mucho la historia porque no quiero contar mis penas, sino todo lo contrario, quiero dar esperanza a los papis que estén pasando por esto, que si se puede, que tengan fe en esas pequeñitas personitas, que son la cosita mas fuerte que he visto nunca y que nuestra fuerza le da a ellos fuerzas.
Guillermo estuvo ingresado, justo 3 meses. Le dieron el alta el 30 de abril, recuerdo q llovía, traérmele a casa, Dios, no puedo explicar la sensación q sentí al salir del hospital, inexplicable.

FB_20141124_10_40_45_Saved_Picture

Guillermo 9 meses

FB_20141124_10_40_06_Saved_Picture

Guillermo 11 meses

A partir de ese día todo fue de maravillas, nos dijeron que a lo mejor iríamos a urgencias algún día, no sólo no fuimos a urgencias, es que apenas se enferma, come y duerme, como un campeón, vamos que le metemos a la cuna a las 10 y las 10 del otro día se despierta, está en sus percentiles y ya tiene el alta de neurólogo, cardiólogo, logopeda, fisio, vamos, que esta estupendísimo, tan bien me fue que a los 7 meses de nacido Guillermo quedé embarazada otra vez!!!

Este segundo embarazo, nada que ver con el primero, desde el principio todo sobre ruedas, claro, quitando que tienes un pequeño que según va creciendo se vuelve más y más inquieto y curioso.

Transcurrieron los 9 meses, no lo voy a negar con un miedo terrible de que pasara lo mismo, pero no paso, todo fue de maravillas, a tal punto que me planteé un parto natural a pesar de haber tenido una cesárea hacía tan poco.

Y Nicolás vino al mundo por parto natural el 16 de junio de 2014 a las 00:20.

IMG-20141124-WA0005

Nicolás recién nacido

Me lo dieron nada mas nacer, Dios, que sensación, cuando pensé que ya no se podía querer mas, nace mi pequeño gigante, como le llamo, fui incapaz de ponerle en la cuna, durmió, si se puede decir dormir a eso, toda la noche encima de mi, era incapaz de dejarle en la cuna. Guillermo por una intolerancia tuvo que dejar la leche materna, Nicolás a día de hoy sigue con ella y espero que siga así unos mesecillos mas.

IMG-20141124-WA0004

Nicolás un mes

Son completamente distinto, Guillermo era desde el principio un culo inquieto, Nicolás, come, duerme y juega ya un poco, pero a un ritmo mas suave que su hermano.
Los que si hace es dormir, toda la noche, y eso se agradece infinitamente, porque los días son muy largos con el inquieto de Guillermo.

Sóllo quería contar mi experiencia para animar a los que estéis pasando por esto y a los que pasaron y se quieren animar a ir a por otro pero tienen miedo, que si se puede, que desde luego un embarazo no condiciona al siguiente.”

IMG-20140919-WA0017

Guillermo 20 meses

IMG-20140919-WA0013

Nicolás 3 meses

¡Muchas gracias Noelia por compartir esta experiencia seguro que consigues animar a muchas mamás que estén pasando por lo mismo!! Eres una campeona y estamos muy orgullosas de ti y de nuestros (tus) bebés.