Cómo elegir escuela infantil y no morir en el intento

Hoy he empezado el tour de visitas a las escuelas infantiles municipales de mi ciudad y no salgo de mi asombro. Primero, por la cantidad de alumnos por cuidador; segundo, por el dineral que supone un servicio al que se recurre por necesidad; y tercero, por los estrictos horarios de los centros.

Antes de las jornadas de puertas abiertas, lo primero que hice fue leer todo tipo de consejos para elegir la mejor escuela infantil: fijarse en la limpieza de las instalaciones, en la amplitud del patio, en la sala de psicomotricidad, bla bla bla. Además, como soy algo olvidadiza, llevaba un montón de dudas apuntadas: ¿Cuántas veces al día cambian los pañales? ¿Están incluidos en el precio? ¿A qué hora dan de comer a los niños? ¿Es comida de catering? ¿Cuánto tiempo pasan en el patio? ¿Cómo desarrollan el proyecto educativo?

Pues bien, todas esas preguntas se me han borrado de la mente al escuchar que en las aulas para niños de 1 a 2 años hay 14 bebés para un cuidador, con otro de apoyo para la hora de la comida y otros momentos puntuales. Y he estado toda la visita a la escuela pensando: si a mi no me da la vida para atender a mi hija y ocuparme de las tareas domésticas al mismo tiempo, ¿Cómo puede tener una sola persona ojos para 14 bebés, olfato para 14 pañales y manos para hacer que se coman 14 purés? Eso por no hablar de la siesta, que por mucho síndrome de la imitación que reine en el aula, dormir a 14 bebés cuando alguno no para de llorar debe de ser misión imposible.Escuela Infantil (2)

Segunda sorpresa: el precio. En la Comunidad de Madrid, una familia de tres miembros que ingrese más de 23.000 euros al año debe pagar 276 euros mensuales (180 de cuota + 96 de comedor obligatorio). Otros gastos van aparte. Y para realizar el cálculo se tiene en cuenta la situación económica familiar plasmada en la última Declaración de la Renta, la de 2013, aunque alguno de los progenitores tuviera ingresos entonces y no los tenga actualmente. Sin embargo,para recibir los primeros cinco puntos no se tiene en cuenta la situación laboral de 2013 sino la actual, es decir, un actual desempleado,los pierde porque el sistema entiende que tiene tiempo para cuidar al bebé en lugar de dedicarse a buscar un trabajo. ¡De locos!

Tercera sorpresa: los horarios.  El precio base incluye un horario de entrada 9/9:30 de la mañana y salida a las 15:30/16 horas. Vamos, súper flexibles en un país donde el presencialismo hace prácticamente inviable abandonar la oficina antes de las 17 horas. Eso sí, se puede ampliar el horario de escuela hasta las 17:30 horas abonando 45 euros más al mes. Y todo esto si no deciden subir los precios públicos, algo que no sería extraño teniendo en cuenta el repentino interés en adelantar el proceso de escolarización este año, antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo.

Teniendo en cuenta todo esto, y añadiendo que el llamado ‘Cheque Guardería’ solo se recibe si se opta por una escuela infantil privada, no es de extrañar que en los últimos años hayan sobrado plazas en las escuelas infantiles públicas de Madrid. Y hablando de escuelas privadas, llegamos a otro negocio: si uno está interesado en que el niño acuda a un colegio concertado concreto debe pensarlo con tiempo porque, en algunos de ellos, es casi imprescindible pagar las carísimas escuelas infantiles privadas porque son la única pasarela de acceso a dichos centros cuando el bebé cumpla los tres años. De traca.

Mientras, leo que en Alemania solo un 6% de los menores de tres años acude a la guardería. Y que en los países nórdicos la Educación en estas edades es gratuita y comienza, como mínimo, después de los 10 meses de baja maternal.

Si bien la Educación de 0 a 3 años no es obligatoria en nuestro país, mientras pagar la hipoteca sí lo sea, no estaría de más que los padres tuviéramos más facilidades. Quizá, así, subiría la tasa de natalidad y viviríamos algo más tranquilos.