Mi primera experiencia como mamá

Estamos recibiendo muchas experiencias de mamis que poco a poco iremos publicando, nos encanta leer vuestras experiencias y estamos seguras de que a muchas futuras mamás también. A ver si algún papá se anima y podemos conocer otro punto de vista.

Esta es la historia de Raquel y Álvaro:

Alvaro 12 meses

Mi primera experiencia como madre es, imagino que como en la mayoría de los casos, una auténtica locura!

Tengo un niño, Álvaro, que está a punto de cumplir los 15 meses. Desde el principio siempre ha sido un niño muy bueno; tuve un embarazo buenísimo sin un solo problema, susto o preocupación…sólo las típicas de madre primeriza que no sabe muy bien qué le está pasando! Tuve también un parto largo pero fácil, dos semanas antes de lo previsto. Rompí la bolsa muy temprano por la mañana y eso siempre alarga las cosas, pero  una vez empezaron las contracciones y un señor simpatiquísimo me puso la epidural, todo fue sobre ruedas y a las doce menos diez de la noche pusieron en mis brazos a esa pequeña cosa rosa y arrugada que me iba a cambiar la vida.

Alvaro 1 semana

Los primeros días en casa con un bebé son un auténtico caos! Recuerdo con absoluto horror tener que poner el despertador cada 3 horas para darle de comer al peque. ¡¡Era un auténtico infierno!!…primero debíamos despertarnos nosotros y luego pasábamos 20 minutos intentando despertar al pequeñín que estaba tan plácidamente dormido que no había manera de mantenerle despierto para que comiera!!!…¡¡¡y así durante un mes!!!…si vuelvo a tener otro hijo, creo que no volveré a cometer esta locura, sobre todo teniendo en cuenta que ahora tengo un bebé lleno de rosquitas con un percentil por encima de 75!!!

Alvaro 1 mes

Fui afortunada también con la lactancia. Álvaro se enganchó rápido y bien y era capaz de comer en unos 10 minutos!!! Apenas si tuve alguna grieta y las mastitis sólo las conozco de oídas. Gracias a esto y a las facilidades que me daban en mi lugar de trabajo para la extracción de leche, alargué la lactancia materna hasta los 13 meses (cosa que nunca hubiera imaginado) y la dejé porque Álvaro la dejó de demandar…ay! desterrada por unas croquetas!

Álvaro fue un bebé poco llorón, buen comedor y, aunque tuvo cólicos, éstos no fueron ni muy largos ni demasiado desesperantes…sobre todo cuando descubrimos que mejoraba mucho si le tumbábamos boca abajo sobre el brazo como si fuera un mono y le dejábamos chupar el dedo meñique…claro que semejante postura nos hizo sufrir alguna lesión de muñeca…pero mejoró mucho nuestras tardes! Y a los 3 meses desaparecieron como por arte de magia!

Lo que siempre hizo peor fue dormir. Ya de pequeñín nos costaba dormirlo porque se desvelaba con las tomas y hasta los 11 meses se seguía despertando entre 2 y 3 veces por noche para comer! Así que decidimos usar el método Estivill que resultó mucho menos drástico de lo que nunca hubiésemos esperado, porque la primera noche lloró 10 minutos, la segunda 5 y desde la tercera, hace ya  6 meses, duerme la noche del tirón!!…mejorando mucho nuestra calidad de vida y permitiéndonos tener suficiente energía durante el día para jugar y hacer cosas con él una vez que acaba nuestra jornada laboral.

Alvaro 7 meses

Sin embargo la parte más dura de la maternidad hasta el día de hoy fue sin duda cuando el papá de Álvaro se tuvo que ir a trabajar al extranjero durante 3 meses, el día que Álvaro cumplió los 4.  Justo cuando Álvaro empezó la guardería y yo me incorporé al mundo laboral…me quedé sola. Fue terrible. Al ya de por sí duro hecho de tener que cuidar de un bebé siendo una madre sola y trabajadora, se unió el hecho de que el peque empezó a enlazar un catarro tras otro, una bronquitis tras otra, una otitis tras otra…no he estado más preocupada, más cansada y más asustada en toda mi vida. Imagino que para su padre, vivirlo desde la distancia, con preocupación y frustración, no fue mejor. Sin embargo el tiempo pasó y gracias al apoyo y la ayuda de familiares y amigos, llegó el calor de la primavera y nos trajo a papá de vuelta a casa!

Alvaro 14 meses

Hoy por hoy, con 15 meses, Álvaro es un bebé tremendamente alegre, que ya corre por la casa dándose golpes con cada esquina y que nos roba el corazón con cada sonrisa!”

Raquel.

¡Además Álvaro es un bebé del enjambre de Bee Bee Babies, lo que nos gusta todavía más!

Anuncios

Mamá de un niño prematuro (29 semanas)

Hemos recibido la experiencia de Noelia que queremos compartir con vosotras, es espeluznante,  se nos ha puesto la piel de gallina al leerlo y hemos pensado que su historia puede ayudar a muchas mamás. Aquí va:

“Antes de ser mamá piensas que todo va a ser perfecto, como en las fotos, pero cuando te pones que no todo lo que parece perfecto no tiene porque serlo. Porque ser madre es precioso, pero tiene sus idas y venidas, sino que me lo pregunten a mi. Quiero compartir mi experiencia para animar a mamis, que estén pasando por lo que yo pasé, de toda se sale y el resultado final puede a llegar a ser maravilloso. Empezaré mi historia desde el principio:

10256369_10152309704157326_8746767254498278705_n

Noelia embarazada de Nicolás y Guillermo

Desde el comienzo de mi primer embarazo, el cual empecé con muchísima ilusión, tuve mis idas y venidas, si no me pasaba una cosa era otra, imposible disfrutarlo como siempre había soñado, con tranquilidad y sin preocupaciones. Tal fue la pesadez que para la semana 21empecé a manchar. Desde luego fui de inmediato a urgencias, allí me dijeron que no era nada, que era normal. Me dejaron algo confusa porque entendía que manchar en un embarazo no era nada normal, pero me fui a casa con la confianza de que los médicos sabían lo que hacían.

A partir de ese día manchaba todos los días, paso a formar parte de mi día a día, hasta tal punto que vivía con un desasosiego constante. Además en la oficina teníamos muchísimo trabajo, no parábamos, por lo menos eso me permitía no comerme mucho la cabeza.

Para acortar la historia, fui a urgencias unas 3 veces y me decían lo mismo, que nada, que era vascularización, algo normal.

El 21 de diciembre de 2013 empecé mis vacaciones de navidades, dormí toda la tarde, estaba agotada, y el 22 me desperté a las 6 con una sensación extraña, ya las simples manchas de sangres pasaron a ser coágulos, me vestí y me fui al hospital y me planté en urgencias como una verdadera loca, diciendo que de allí no me iba hasta que no me miraran bien que me estaba pasando porque algo me decía que lo mío no era una simple vascularización.

Cuanta razón llevaba, el niño, mi pequeño Guillermo, estaba con el mínimo líquido, la bolsa estaba rota, a partir de ese momento me ingresaron, estaba de solo 23+4 semanas, me quería morir, que tristeza, que penita, me decían de intentar aguantarlo hasta la 24, que si llegábamos a la 24 el bebe tenia alguna posibilidad. Me dijeron te vamos a ingresar, y todo esta en manos tuya y de tu hijo. Me dijeron que no podía moverme, no iba al baño ni hacer pis, vamos que intentaba moverme lo menos posible.

Con decirles que conseguí aguantar hospitalizada 6 Semanas!!!! 6 Semanas en una cama, pensando que todos los días seria el día, pero proponiéndome luchar con todas mis fuerzas para que aguantara dentro de mi todo lo que fuera posible.

IMG-20141124-WA0001

Guillermo recién nacido

Guillermo Nació a las 29+4 Semana, un sábado 2 de febrero a las 21:20, fue cesárea porque estaba en podálica, y ver ese manojito rubio que sacaban de mi, ver su carita a lo lejos, porque se lo llevaban rápidamente a una incubadora, fue y será siempre el sentimiento mas bonito que me ha nacido nunca, yo pensaba que le quería cuando le llevaba dentro, nada comprado con el sentimiento de verle por primera vez, todo mezclado con el miedo de que nacía muy pequeño, de que a partir de ese momento todo estaría en sus manos y no las mías y la impotencia era tal que era desgarradora.

IMG-20141124-WA0002

Guillermo recién nacido

La primera noche en mi habitación sin mi pequeño, fue muy triste, porque no lo voy a negar, la sensación de vacío es enorme. Me informaron que en la unidad de neonatos de mi hospital podía estar las 24 horas si quería con el peque y me recomendaron el método canguro, os aseguro, que Guillermo fue el bebe que mas canguro ha recibido en la vida, solo lo dejaba para ir a comer e ir al baño, no le dejaba ni para sacarme la leche (al ser tan pequeño no tenia fuerzas para mamar y le daban la leche con sonda). Tuvo sus idas y venidas, días mejores o otros peores, pero su fuerza y su lucha diaria, a mi desde luego me alucinaba, que ganas de vivir, yo le decía siempre al oído, lucha pequeño, lucha por tu vida, que tus papis te queremos y juntos te ayudaremos en todo lo que podamos. La vida no es fácil, y desde luego estos pequeños que nacen a destiempo empiezan muy pronto a darse cuenta de que es así.

FB_20141124_10_37_53_Saved_Picture

Guillermo 3 meses

FB_20141124_10_34_48_Saved_Picture

Guillermo 4 meses

No voy a alargar mucho la historia porque no quiero contar mis penas, sino todo lo contrario, quiero dar esperanza a los papis que estén pasando por esto, que si se puede, que tengan fe en esas pequeñitas personitas, que son la cosita mas fuerte que he visto nunca y que nuestra fuerza le da a ellos fuerzas.
Guillermo estuvo ingresado, justo 3 meses. Le dieron el alta el 30 de abril, recuerdo q llovía, traérmele a casa, Dios, no puedo explicar la sensación q sentí al salir del hospital, inexplicable.

FB_20141124_10_40_45_Saved_Picture

Guillermo 9 meses

FB_20141124_10_40_06_Saved_Picture

Guillermo 11 meses

A partir de ese día todo fue de maravillas, nos dijeron que a lo mejor iríamos a urgencias algún día, no sólo no fuimos a urgencias, es que apenas se enferma, come y duerme, como un campeón, vamos que le metemos a la cuna a las 10 y las 10 del otro día se despierta, está en sus percentiles y ya tiene el alta de neurólogo, cardiólogo, logopeda, fisio, vamos, que esta estupendísimo, tan bien me fue que a los 7 meses de nacido Guillermo quedé embarazada otra vez!!!

Este segundo embarazo, nada que ver con el primero, desde el principio todo sobre ruedas, claro, quitando que tienes un pequeño que según va creciendo se vuelve más y más inquieto y curioso.

Transcurrieron los 9 meses, no lo voy a negar con un miedo terrible de que pasara lo mismo, pero no paso, todo fue de maravillas, a tal punto que me planteé un parto natural a pesar de haber tenido una cesárea hacía tan poco.

Y Nicolás vino al mundo por parto natural el 16 de junio de 2014 a las 00:20.

IMG-20141124-WA0005

Nicolás recién nacido

Me lo dieron nada mas nacer, Dios, que sensación, cuando pensé que ya no se podía querer mas, nace mi pequeño gigante, como le llamo, fui incapaz de ponerle en la cuna, durmió, si se puede decir dormir a eso, toda la noche encima de mi, era incapaz de dejarle en la cuna. Guillermo por una intolerancia tuvo que dejar la leche materna, Nicolás a día de hoy sigue con ella y espero que siga así unos mesecillos mas.

IMG-20141124-WA0004

Nicolás un mes

Son completamente distinto, Guillermo era desde el principio un culo inquieto, Nicolás, come, duerme y juega ya un poco, pero a un ritmo mas suave que su hermano.
Los que si hace es dormir, toda la noche, y eso se agradece infinitamente, porque los días son muy largos con el inquieto de Guillermo.

Sóllo quería contar mi experiencia para animar a los que estéis pasando por esto y a los que pasaron y se quieren animar a ir a por otro pero tienen miedo, que si se puede, que desde luego un embarazo no condiciona al siguiente.”

IMG-20140919-WA0017

Guillermo 20 meses

IMG-20140919-WA0013

Nicolás 3 meses

¡Muchas gracias Noelia por compartir esta experiencia seguro que consigues animar a muchas mamás que estén pasando por lo mismo!! Eres una campeona y estamos muy orgullosas de ti y de nuestros (tus) bebés.

 

Mi primer mes como mamá

Quiero inaugurar esta sección donde nuestras mamás van a compartir su experiencia. Vamos a tener mamis que nos cuenten como fue su primer mes como mamis, como es ser mamás de dos criaturas que se llevan poco o mamás de gemelos. También contaremos con el testimonio de algún Papá, por supuesto.

El objetivo es que compartan su experiencia y seguro que aprendemos mucho leyendo sus historias.

De momento, aquí va mi historia:

Como ya os he comentado, soy mamá de dos niñas muy monas, Cloe (22 meses) y Carla (5 meses). La verdad es que las dos experiencias han sido muy diferentes, tanto por el tipo de bebé como por mi experiencia como mami.

_MG_7713aam

Como resumen se puede decir que Cloe ha sido y es una niña muy demandante y Carla es más conformista e independiente. Las dos comen muy bien y con mucha facilidad desde el principio y duermen muy mal, pero muy muy mal.

El 01 de Enero de 2013 nació Cloe, el parto fue muy bien y bastante rápido para ser la primera y con la epidural no me enteré de nada; fuimos el primer nacimiento del año en el Hospital Santa Elena de Madrid y el ambiente festivo y relajado de todo el equipo hicieron que fuera una experiencia muy agradable.

Cuando vi a aquel renacuajo manchado de sangre y que al apoyarlo sobre mí abrió un poquito los ojitos, fue el momento más emocionante de mi vida… cuánto amor!!

se1350201 (13)

¡En seguida comprendí que no iba a ser fácil criar a ese bebé!
Desde el principio, las tomas se hicieron interminables, podíamos estar entre hora y media y dos horas con la niña enganchada en el pecho. Recuerdo que el día 2 por la mañana estuve tooooooda la mañana con la niña enganchada a mi, cuando entró la pediatra me echó la bronca diciéndome que no era un chupete. Pero a mi me pareció mejor opción eso que escuchar a mi niña llorar desconsolada.
Y claro, con tanta succión me salieron grietas en el pezón, menos mal que una ginecóloga del equipo me recomendó la crema de Medela y eso facilitó mucho mi adaptación a la lactancia materna.

Como ya os he comentado Cloe fue una niña muy demandante, supongo que algo tenemos que ver los padres también, pero el hecho concreto es que nunca durmió mucho ni de día ni de noche y las tomas para comer fueron muy largas (1-1,5h) durante los tres primeros meses de vida.

Las primeras semanas esta situación me agobiaba bastante porque prácticamente no tenía tiempo para hacer nada más que alimentarla a ella o tenerla en brazos. Menos mal que estaba mi madre conmigo porque si no creo que no hubiera comido nada durante ese primer mes.

Mi estado de ánimo estaba por los suelos y se agravó cuando a mi marido lo mandaron a brasil a los 21 días de haber nacido su hija. Supongo que tuve la famosa depresión postparto, y no encontré en su momento (o no hay) mucho apoyo para las mamis en este sentido.

En mi centro de salud, la pediatra nuevamente me regañó por darle el pecho a demanda a mi hija y que lo que tenía que hacer era cada 3h, 10min de cada pecho y fin. Y recuerdo, decirle a mi madre: “y el resto de la hora y veinte ¿qué hacemos? ¿dejarla llorar?”. Así que yo seguí igual y entre el segundo y el tercer mes, la situación (y las hormonas) se normalizó un poco, ya no comía tanto, comía más rápido y tenía algo más de tiempo para mi.

_MG_8192

El segundo problema fue el sueño, a mi me habían dicho eso de: “tú aprovecha a dormir cuando duerma el bebé” pero ¿y si eso no sucede tanto como tu cuerpo necesitaría o no sucede casi nunca? Pues ese era mi caso y me tenía totalmente agotada. Ni de día ni de noche, sólo en el carrito de paseo y alguna mini siesta (20-30min) en su cuna de día. Esto no sólo no se solucionó si no que se agravó, si al principio hacía sueños de 2-3h entre tomas por la noche, llegó un momento en torno a los 5 meses que se despertaba cada hora para que la cogiera en brazos y la volviera a acostar dormida en su cuna. Ya no quería comer, sólo brazos.
Al final, y muy a mi pesar, tuvimos que aplicar el método Estivil a los 7 meses de vida y aunque fue muy duro, lo cierto es que sólo duró dos noches y entre las dos noches lloró menos que cuando no conseguía dormir las veces anteriores. Yo sólo puedo decir que gracias a eso volvimos a recuperar cierto bienestar.

Con mi segunda hija todo fue diferente, no tuve contracciones de parto hasta que no estuve en el paritorio, vieron que estaba dilatada en una revisión ginecológica ordinaria en mi semana 39 y me fui directa al hospital. La niña nació 20minutos después de la primera contracción y sin tiempo a que me hiciera efecto la epidural. ¡¡Qué dolor más desgarrador, es como si te partieran por la mitad!! El cuadro era yo gritando (como en las películas): “sacarme a este bebé”, “súbeme la dosis”; la matrona diciendo: “no grites que se te va la fuerza y empuja” y mi marido dándose golpes en la cabeza con la luz del paritorio cada vez que pasaba al otro lado de la sábana para ver a la bebé… ahora que lo cuento me resulta muy cómico.
Pero cuando todo termina, la sensación de tranquilidad es brutal… y allí estaba esa pequeñita que a mi me recordó a su hermana. Y cuando piensas que no se puede querer más alguien, llega tu segundo bebé para demostrarte que sí, que tienes espacio para querer tanto o más a otro.

SE1331706 (32)

Esta segunda niña es una bendición, desde el principio come en 10min de un sólo pecho y aguanta 3h sin volver a comer, el resto del tiempo se entretiene sola en su cunita, hamaca o carro. Su problema principal es que tampoco duerme por las noches, de momento y tiene 5 meses, sigue haciendo tomas cada 3h de día y de noche, y de noche se despierta muchas veces para que le ponga el chupete y volverse a dormir… tengo unas ojeras que me llegan al suelo.

Mi sensación es que aunque cada niño tiene su carácter, lo cierto es que cuando tienes dos bebés que se llevan tan poco el tiempo es compartido y al final no le queda más remedio que ser más independiente.  Así que no se si es por eso, porque Carla es así o porque se nota que tengo experiencia lo cierto es que mi segunda hija está resultando mucho más fácil que la primera.

IMG_20140921_100654Cosas que he hecho diferentes entre las dos:

  • Utilizar chupete para calmarla desde el primer día. Creo que si el bebé se engancha bien al pecho, esto no interfiere en su alimentación.
  • Después de mamar, la acuesto despierta sin que se duerma en el pecho.
  • Intentar que se duerma sola desde el principio, sola en la cuna o en el carrito, sin mecer, sólo con ayuda de un trapito de apego y su chupete. Con un trapo de apego o una muselina le tapaba un poco la cara y es mano de santo.
  • Establecer un horario fijo y una rutina a la hora del dormir por la noche: baño, comer y dormir.
  • Acostarla después de comer en su cuna, a oscuras y sin ruido para que se duerma.

Con estas pautas he conseguido que Carla se duerma sola, a las 21:00 todas las noches desde muy bebé.

Ya sólo me falta conseguir que duerma más el resto de la noche, pero estoy en proceso.

Esperemos que todas las mamás no se enrollen como yo 😀

Continuará…