Aquellas pequeñas cosas que aprendimos en vacaciones

¿Qué tal el verano? ¿Y las vacaciones? Son las preguntas más formuladas estos días en el trabajo, en encuentros casuales, en citas familiares, en el ascensor con un vecino… Y las respuestas no dejan de ser de lo más tópicas: “muy cortas”, “geniales”, “ya se me han olvidado”. Acto seguido, se resumen los destinos visitados: “estuvimos en…Y luego fuimos unos días a…”.

Sin embargo, las vacaciones son mucho más que los sitios que hemos pisado, las playas en las que nos hemos bañado o los días tachados en el calendario. Las vacaciones (y más si son con niños)  siempre nos enseñan cosas nuevas y, por ello, acaban convirtiéndose en lecciones de vida.

Para empezar, las vacaciones nos permiten mirar el mundo con ojos de niño. Tenemos tiempo para jugar, para explorar, para preguntarnos el porqué de algunas cosas, y para sorprendernos con el origen de otras. Para recordar qué es lo importante o descubrir aquello que debería serlo. bebé vacaciones

Las vacaciones son el mejor momento para la creatividad, para las actividades artísticas e inevitablemente las físicas. Y eso incluye el momento en el que te ves enseñando a tu hijo/sobrino/hijo de amigo a tirarse de cabeza en la piscina y a montar en bicicleta. Como dirían en un conocido anuncio, esos momentos no tienen precio.

En definitiva, las vacaciones sirven para aprender o recordar que no necesitamos tantas cosas como pensamos, que todo es más sencillo de lo que parece, que cualquier sitio es bueno si están las personas adecuadas.

A todos nos da la impresión de que los niños han crecido mucho durante las vacaciones de verano y puede que sea verdad y, en general, lo hagan pero, gracias a ellos, nosotros también crecemos en el mejor de los sentidos. bebé vacaciones

Terminamos con una conversación que escuchamos el otro día y que resume ese sentimiento de haber aprovechado las vacaciones y de haber vivido esos momentos únicos.

(Niña de 5 años) -Papá, ¿Cómo se construyen puentes sobre el mar?

(Padre) -Pues se empieza por los cimientos…

(Niña de 3 años) – Pues con la pala.

¿Y vosotros? ¿Qué habéis aprendido estas vacaciones?

Anuncios

De vacaciones con el bebé

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y este año hay que llevar un paquete más: el bebé. ¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos en casa y renunciamos al placer de viajar? Error. Hay muchísimas opciones de viajes con niños y montones de destinos adaptables a las necesidades y ritmos de los más pequeños de la casa.

bebe maleta vacaciones

En cualquier zona de costa es fácil encontrar hoteles preparados para viajar en familia y apartamentos para sentirse como en casa pero, si la inquietud viajera va más allá y el bolsillo lo permite, hemos preparado un repertorio de apetecibles destinos en los que pasar unas vacaciones con bebés y niños.

1. Playas de ensueño en Baleares o Canarias
Son una apuesta segura. Ambos archipiélagos están preparados para el turismo familiar y ofrecen la tranquilidad que muchos padres anhelan. Para aquellos que prefieren evitar volar con bebés, Baleares es más accesible en ferry y, una vez en las islas, moverse en coche es la opción más sencilla. Las calas de acceso a pie serán una buena prueba para la mochila portabebés. En este post de Mamás Viajeras ofrecen 10 planes posibles en Menorca, la isla de las aguas cristalinas y los atardeceres dorados. ¿A quién le apetece?

2. De relax en un crucero
Embarcarse en un crucero es una forma fácil y práctica de visitar distintos lugares con la comodidad que ofrece el régimen ‘Todo Incluido’, hasta los purés del bebé que se pueden encargar la noche anterior. Os dejamos aquí algunos consejos para viajar en crucero con bebé o niños, del experto Crucero Adicto. Con salidas desde Barcelona, hay rutas por la costa azul, las principales ciudades italianas o la isla de Malta. ¿Quién se anima a unas vacaciones en el mar?Vacaciones con bebé

3. Escocia o Suiza en caravana
El caravaning vuelve a estar de moda (si es que alguna vez dejó de estarlo) y ha vuelto para quedarse. Puede parecer hipster pero, ante todo, es una opción cómoda para llevar la casa a cuestas y perderse por los paisajes que ofrecen las tierras altas de Escocia o los pueblos suizos dignos de postal. Huir del calor y desconectar: un plan perfecto. Desde Somos Viajeros ofrecen las ventajas de viajar en caravana con niños y lo explican aquí con fotos de su viaje a Escocia. Y las chicas de Sin preparación alguna se plantaron en Suiza con sus seis hijos y a disfrutar. ¡Querer es poder!

4. Capitales imperiales
Praga o Budapest son destinos frescos en verano y gustosos todo el año. Ambas ciudades pueden resultar cómodas para quienes buscan un entorno urbano y tranquilo. Pasear es el mayor de los placeres en estas capitales y, afortunadamente, se puede hacer con el carrito del bebé. Desde Locos x los viajes eligieron este destino cuando llegó su primer hijo y lo cuentan aquí con todo detalle. ¿Fácil, no?

¿Aún estás pensando en la minicuna, los potitos, la silla de paseo o la silla del coche como impedimento a viajar con tu bebé? Pues no te pierdas las 12 cosas que ha aprendido El Pachinko viajando con bebés. La experiencia de uno de los mejores blogueros de viajes de nuestro país será de gran ayuda.

Y si ya estás decidido… Cuenta, cuenta… ¿Cuál es tu destino de vacaciones con el bebé?